LA TÉCNICA DEL BALAYAGE

 

 

La técnica del «balayage» se hace imprescindible esta temporada para conseguir las coloraciones de moda. Conoce sus ventajas

Cuando piensas en mechas probablemente se te venga a la cabeza la imagen de la cabeza repleta de cuadrados de papel aluminio o incluso del clásico gorro. Pero teniendo en cuenta que los reflejos en el cabello y la mezcla de coloraciones están de plena tendencia, el «balayage» se impone en las peluquerías como la técnica más buscada para obtener un acabado más natural y duradero. Y aunque no se trata de una técnica nueva, que muchas famosas la lleven y que las instagrammers de belleza la mencionen día sí día también la ha traído de vuelta a la actualidad con más fuerza que nunca.

La coloración se aplica a mano alzada, eligiendo mechones de forma asimétrica y optando entre teñir desde la raíz o respetar la base natural

La técnica del «balayage» consiste en aplicar reflejos al cabello (mechas, al fin y al cabo) con brocha o peine y sin papel de aluminio de manera que el resultado parezca natural e ilumine puntos estratégicos de la melena y el rostro. La coloración se aplica a mano alzada, eligiendo mechones de forma más o menos asimétrica y pudiendo optar por teñir desde la raíz, respetar la base natural o incluso teñir solo las puntas para conseguir unas mechas californianas.

 
Mechas «balayage» vs. mechas aluminio
No volverás a verte en esta situación si optas por el balayage

 

Las principales ventajas de esta técnica de coloración frente a las clásicas mechas con papel de aluminio son:

  • El «balayage» consigue un resultado más natural que las mechas tradicionales, que siempre quedan muy simétricas y marcadas, de forma que es fácil adivinar que no son reflejos naturales de tu pelo. En el mundillo se conoce como «efecto zebra», por que, literalmente, el cabello parece quedar teñido a rayas.
  • Se notan menos las raíces con la técnica del «balayage», ya que es más difícil encontrar el inicio de cada mecha. Con las mechas tradicionales, al cabo de un mes se percibe con claridad el primer centímetro de raíz del cabello natural que ha crecido.
  • Como consecuencia de la ventaja anterior, la mecha de «balayage» requiere menos mantenimiento y nos permite espaciar más nuestras visitas a la peluquería. Eso sí, para nada es recomendable intentar aplicárselas en casa, ya que requieren un gran dominio que es difícil que una consiga por sí misma frente a un espejo.
  • Con el «balayage» cada mecha puede tener un efecto degradado: para ello se aplica el producto ligeramente en la raíz y se satura más a medida que bajamos hacia las puntas.
Mechas con técnica de «balayage»
Instagram: @livenceva_hair / @kuthaus_claremont
  • Las mechas «balayage» no necesitan calor ni maltratan el pelo como la coloración con papel de aluminio. Por tanto, respetan más el cabello y este luce más sano y brillante. Igualmente, las mechas de «balayage» no acaban dejando teñida toda la melena, puesto que se aplican de forma más selectiva que las de papel aluminio. El color tampoco se va modificando con la oxidación (como con las mechas de aluminio), sino que se mantiene como en la peluquería.
  • El «balayage» permite trabajar un look de «hair contouring», jugando con dos tonalidades, incluso tres, y llevando los reflejos más luminosos al contorno del óvalo de la cara, donde más nos interese destacar volúmenes: frente, pómulos, barbilla, etc.
  • El «balayage» es una técnica ideal para aclarar sutilmente o dar un poco de luz a las melenas castañas y morenas porque permite integrar muy bien los tonos más claros, a diferencia de las mechas de papel aluminio, que quedaban muy artificiales al marcarse desde la raíz.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *